El hombre que pone orden en un edificio donde sólo viven arrendatarios

Fuente:
Las Últimas Noticias
El hombre que pone orden en un edificio donde sólo viven arrendatarios

22/9/2020

Tiene conocimientos técnicos, cuida el edificio para que los gastos no sean altos y trata de mantener el orden para que los moradores no se cambien.

Trabaja de lunes a viernes, a veces 11 horas al día, e igual debe estar alerta y disponible los sábados y domingos por si hay alguna emergencia. Daniel Chacón (31) es venezolano, ingeniero en Seguridad Industrial (símil a prevencionista de riesgos) y trabaja como building manager del edificio Guardiamarina en San Miguel.

No es un conserje ni un administrador. Su puesto es como la evolución del mayordomo porque tiene una oficina en el lugar y debe velar por el buen funcionamiento de toda la propiedad: estar pendiente de las inspecciones de los ascensores, que estén en regla los contratos de los conserjes, zonas comunes limpias y, sobre todo, generar buena convivencia y solucionar los conflictos entre los arrendatarios.

A diferencia del administrador, que es elegido por una comunidad que se encarga de su sueldo, Chacón trabaja para Assetplan, empresa de gestión de renta residencial que opera viviendas cuyos dueños son inversionistas de alto patrimonio. La fórmula es tener sólo residentes arrendatarios y estimular su permanencia para no tener alta rotación. La compañía se ocupa de que el edificio se mantenga bien para que no haya gastos altos por mala mantención y así se aumente la rentabilidad.

Chacón se instala, entonces, como la figura de autoridad en este edificio de 200 departamentos.

Dice que le ha tocado pasar tres infracciones: 'A la gente cuando le tocan el bolsillo se altera un poco, pero salimos bien de eso. Si la convivencia no es fácil en casa, imagínate en comunidad. A la gente no le gusta pagar'.

-¿Quedan enojados?
-No, en eso ayuda mucho de la atención al cliente porque soy bastante cordial con el trato, intento tener comunicación efectiva. Siempre parto la conversación explicando que esto se hace por mantener la sana convivencia. La gente lo entiende y asume las consecuencias.

-¿A qué tiene que negarse más frecuentemente?
-Al uso del quincho hasta las cuatro de la mañana. Es sólo hasta la una, creen que es muy pronto (temprano). Pero hay que ser firme, les explico que no porque podemos tener problemas con el edificio vecino porque el quincho está en un espacio abierto. Ahí la gente entiende.

-¿Le sorprendió algún problema que haya surgido?
-Me he encontrado con todo tipo de prendas de ropa posibles en el piso. Las dejan colgadas en la terraza, pero cuando hay mucho viento se vuelan. Quedan en conserjería unos días y si nadie la reclama, la botamos. Si no, se nos llenaría el lugar. Una vez a una persona del piso 20 se le voló el tendedero completo, menos mal no había nadie abajo.

-¿Hay preguntas que se repiten entre los arrendatarios?
-Siempre me consultan cómo estuvo el consumo de agua caliente. Ellos pueden verlo en una app, pero les surgen dudas y quieren chequear la lectura del medidor. La gente piensa que consume menos. Parece mentira, pero la gente consume más o menos lo mismo de agua caliente todos los meses.

-¿Cómo lo hace para aprenderse los nombres de todos los arrendatarios?
-Son 450 residentes en el edificio, no me sé todos los nombres, pero sí sus rostros. Al principio, cuando recién empezaron a llegar los arrendatarios era más fácil porque interactuabas más. Ahora asocio las caras con el departamento donde viven. Este trabajo ayuda a ejercitar mucho el cerebro.



Más competencias
Gonzalo Cabezas, gerente de Operaciones de Assetplan.cl, comenta que a la fecha tienen cuatro building manager, todos con un título de ingenieros y sumarán dos más este año.

'Al tener una persona más calificada dentro del edificio tienes más control en la operación, tienen los conocimientos técnicos o de gestión que los conserjes o mayordomos no tienen. Los dueños de los edificios son aseguradoras o family office, que nos pasan un activo de US$30 millones que hay que administrar bien', dice.

El cargo tiene un sueldo desde $800.000 (casi el doble de lo que gana un mayordomo) y deben cumplir con evaluaciones de desempeño.

Confía en nuestra eficiencia, innovación y transparencia

Déjalo en nuestras manos. No pierdas más tiempo en trámites, estamos aquí para solucionarlos.

Trabaja con Nosotros

Envíanos tu información y únete a nuestro equipo de corredores de propiedades.